La novela AMARAR en librerías

 comprar

He leído Amarar con estremecimiento, tal es la narrativa de Margarita García Alonso, tan poeta como le dijera Carilda Oliver Labra, en la presentación de su primer poemario Sustos de muchacha, de las ediciones Vigía.

Donde Marga pone una palabra abre pozos profundos, desgarra y apresa al lector con escenas que parecen escapadas de la pluma de Volant.

Todo hubiese sido diferente si el basurero de la ciudad de Matanzas no hubiese atrapado los manuscritos que una joven arrojaba al río San Juan, frente a un viejo cuyo oficio de “Testimoniante de pasiones”, profesión que sorprende por su rareza y presagia que nos adentraremos en un mundo completamente desgarrador.

Me cuenta su autora que lo escribió de un golpe en 1988 y hasta este 2010 ha seguido su suerte: se han perdido capítulos, muchas  páginas han desaparecido; en lugar de pasar a otro libro su autora prefirió reescribirlo, exorcizar los fantasmas, acompañarlo con las no respuestas, y la mirada de veinte años de exilio.

Estructurado como un puzzle, aparecen personajes  conocidos de  las letras cubanas, quienes se pierden en fantasmagóricas alusiones, posibilidades infinitas, testimonios, heridas, junto a una de las páginas más vibrantes y fuertes sobre el regalo  que le hizo un poeta: su muerte.

La perseverancia del escriba frente a las condiciones adversas, deja este libro iluminado que transforma al lector e impone fuerza a la fragilidad humana. No dejo de preguntarme dónde tienen la cabeza los editores contemporáneos.

Luz Altamira.

COMPRAR

Anuncios