Jornada Alternativa de Literatura EN MIAMI

ILUSTRACION WILLIAM RIOS

 

Literatura

Jornada Alternativa de Literatura

Del 15 al 20 de noviembre se sucedieron presentaciones de obras inéditas, conferencias y encuentros poéticos en los que participaron escritores exiliados

Félix Luis Viera,  México DF | 03/12/2010

Feria Internacional del Libro de Miami

Feria Internacional del Libro de Miami.

Paralela a la Feria Internacional del Libro de Miami —que en esta edición, según los entendidos, gozó de un esplendor paradigmático— se llevó a cabo la Jornada Alternativa de Literatura, organizada por el infatigable Manny López y vinculada a su Project Zu para la promoción de las artes y la creación literaria en la llamada Capital del Sol.

Del 15 al 20 de noviembre se sucedieron presentaciones de obras literarias inéditas, conferencias y encuentros poéticos, en los que participaron escritores cubanos exiliados en diversas partes del mundo, junto a sus colegas residentes en Miami.

Esta vez el admirable Manny debió recurrir al apoyo de la empresa privada. Así, la cadena de mueblerías El Dorado puso su instalación de la calle 8 a disposición del evento. Resultó algo realmente novedoso leer poemas y realizar tertulias literarias en salones rodeados y a veces copados por hermosísimos muebles en exhibición; algo que, al menos en mí, produjo una sensación de intimidad, lejos de las salas al uso para estas reuniones. Justo es agregar que el especializado personal de El Dorado no escatimó en atenciones para los participantes y, hablando de algo menos poético pero también necesario, en refrigerios que para algunos resultaron tan novedosos como la propia enjundia del evento.

El lunes 15 se presentó Se hizo monja para poder pensar, de la poeta Elena Tamargo; el 16 la poeta e investigadora Margarita García Alonso presentó su poemario Maldicionario, Lezamillos, el primer libro ilustrado de la obra de José Lezama Lima. Al día siguiente Antonio Álvarez Gil presentó su novela Después de Cuba y Sonia Díaz Corrales y Manuel Sosa hicieron realidad un encuentro entre poetas. El viernes 19 el escenario cambió para el salón del estudio fotográfico del joven maestro de la luz y la sombra Delio Regueral, donde se presentó la novela El difunto Fidel, de Teresa Dovalpage. Nuevamente en El Dorado, el sábado 20, se presentó el poemario del que suscribe La patria es una naranja.

Hasta aquí, habrá notado el lector que no he utilizado adjetivos para libro o autor alguno. Porque, sencillamente, todas las obras dadas a conocer y los temas de debate y sus exponentes fueron, sencillamente, buenos; no se podía esperar menos de la nómina relatada. Bueno, quizás yo deba autoexceptuarme de lo anterior.

Además de los escritores citados, las reuniones —aparte del numeroso público asistente— contaron con un notable grupo de creadores cubanos, que en algunos casos actuaron como presentadores y en otros se hallaban de visitantes. Los poetas Manuel Vázquez Portal, Heriberto Hernández Medina, Ena Columbié, Emilio García Montiel, Rolando Jorge, Efraín Riverón, Carlos Pintado y Rita Martín, entre otros; así como los narradores Sindo Pacheco y Abelardo Guerra y la crítica e investigadora Madeline Cámara. A la par estuvieron en la Jornada el caricaturista Arístides y los también artistas de la plástica Karin Audrey y Erick Hernández.

Algunos de estos exponentes de la cultura cubana viajaron desde Atlanta, Nuevo México, Suecia, Virginia, México, Francia, Islas Canarias, y, así, quedó demostrado, parafraseando al decir popular, que el Diablo (ya saben a qué diablo me refiero) los dispersa, pero ellos, sea como fuere, se reencuentran.


Félix Luis Viera es poeta, cuentista y novelista, nació en Santa Clara, Cuba, el 19 de agosto de 1945. Ha publicado, entre otros libros, las novelas Con tu vestido blanco (Premio Nacional de Novela de la UNEAC 1987 y Premio de la Crítica 1988. Ediciones Unión, Cuba), Serás comunista, pero te quiero (1995, Ediciones Unión, Cuba), Un ciervo herido (Editorial Plaza Mayor, Puerto Rico, 2003) y la noveleta Inglaterra Hernández (Ediciones Universidad Veracruzana, 1997. Reediciones 2003 y 2005).

En CUBAENCUENTRO

 

Anuncios