Ha salido en BUBOK y librerías de España Memorias del Este, de David Lago Glez.

COMPRAR

Memorias del Este, reminiscencias escuchadas con desgarramiento. De fondo, en sordina, la voz grave de un ángel llamado Ewa Demarcsyk y la florecida tundra con su belleza de vértigo, igual a estos versos infinitos, que traspasan lo que duele y resuenan,  sin plaza, ni multitud, en el eco del tiempo, en un cráneo lúcido.

Cracovia, los trenes con sus estaciones bajo lluvia, bajo hombres que circulan apresando palabras, y se saben condenados.

Los condenados del Este: “Todo aquel que pone la bota, pone también su pie, y a través del pie nos llega el alma”, con los que “Tenemos en común el fracaso y los intentos de esquivarlo; /tenemos en común la carga sobre los hombros de un cuerpo extraño, la inconsecuencia del tiempo, la implacabilidad de la historia, / y eso nos une más que compartir un mismo lenguaje, unas gotas de sangre, o ser hijos de un mismo padre” , en este poemario épico, de las épicas contemporáneas, la del Hombre y su sombra, “una sombra que se adelanta y se retrasa, /una sombra que gotea”.

Lo aconsejo.

David Lago González.Camagüey, 1950. Poeta. Escritor. Formación autodidacta.Vida vivida, a dos mitades, entre Camagüey y Madrid. Durante la etapa cubana, sin filiación política ni institucional alguna. Sin filiación intelectual en los órganos de control de la actividad artística (UNEAC, Bgda. Hnos. Saínz y talleres de aprendizaje para como escribir de acuerdo a la “tolerancia” estatal. No premios, ni libros editados. Durante la aún etapa española, sin filiación política ni institucional alguna, ni intelectual ni grupal. Dos cuadernos de poesía publicados por Editorial Betania: “Los Hilos del Tapiz” (agotado) y “La Resaca del Absurdo”. Antologado en diversas ocasiones, así como colaborador de numerosas revistas en formato papel y virtual. “Lobos”, “Manual de Convalecencia”, “La Fascinación de lo Difícil”, “Memorias del Este”, “Jazz Session”, “XX Aniversario del Éxodo de El Mariel”, “La Mirada de Ulises”, y “Tributos”, publicados en Ediciones Timbalito (ediciones artesanales, de carácter no venal), de las que fue editor e ilustrador. Independiente total, literalmente.

El concepto de “patria” le produce el más profundo rechazo, y pánico.

David Lago-Gonzalez

http://indiciosdedesorden.blogspot.com/

http://heribertopenthouse.blogspot.com/

Los muertos

a Vitali Chentalinski, por su inútil y descomunal obra

 Yo, que transito esas sendas va ya para media centuria,

tantas veces me pregunto para qué malgastamos nuestras voces

en contar y contar historias amarillentas de legajos casi ilegibles

si nadie escarmienta por mi pena ni por mi gloria,

si todo se perdona o se obvia en salvaguarda del inútil dolor

de levantar un alma de su cuerpo, ponerla a nuestro lado

y decirle que sí, que todo cuanto dice ha sido espeluznante

y gratuito pero nada hacemos con mostrarlo a la luz.

Que hoy tenemos otros problemas.

Y que, como las momias, es mejor mantenernos en nuestros sarcófagos,

llámense como se llamen, porque además de que el aire polvo nos torna,

atentamos contra la normal propensión a la fe y la tolerancia,

al amor, al olvido,

a vivir, vivir, Dios mío, en la paz que no tuvimos nosotros,

a la felicidad y el éxito;

que vivimos un tiempo equivocado,

el experimento de un loco, pero nada de eso se repetirá,

y es que tal vez ni siquiera existió, o fue una etapa gris o negra,

a todo le ponemos un bonito nombre, un color,

pero esta mañana todo resplandece, el oro y el moro, la plata y la gata,

y todos los vivos son buenos ejemplares de dignidad, maestría, perfección;

todo escritor cela su ortografía,

todo fontanero el sellado de una junta.

Pues eso, ¡a qué tanta monserga! Todo muerto debe velar su silencio,

todos debemos resignarnos con nuestro reposo: al fin y al cabo,

para qué queremos hablar ahora si nadie quiere escucharnos.

 Madrid, 18 de junio de 2002

en youtube 

comprar

Anuncios