Margarita GARCIA ALONSO en las jornadas alternativas de la Literatura, en Miami.

Lo acontecido este noviembre último (2012) en la tercera Semana alternativa de la Literatura en Miami,  queda como un hito, sin parangón posible con ninguna otra acción, del buen hacer por la poesía y las letras de la cultura cubana,  al reunir, en la Alianza francesa de la calle 8,  autores contemporáneos de indiscutible presencia y calidad creadora.

Del 11 al 16 se desarrolló el evento, pero los mensajes y fotos aún recorren las redes sociales, como si estas citas abrieran un pasadizo mágico que aliviara a los participantes de la rapidez e incomunicación del mundo actual (el mucho mucho extingue y da paso a la nada), y nutriera a los presentes de la fibra con la cual entreteje la luz y la sombra el semejante, o distante vecino, el poeta que escribe y testimonia.

Queda la trascendencia, el gesto que escapa a un poeta, el ojo, la añoranza de isla, la inclinación leve, el reconocimiento y, sobre todo, libros memorables, obras y autorías mermadas por la indiferencia oficial /oficiosa, castigo de divisiones y maldiciones totalitarias.

Como si el comercio de tomos hiciera su inclinación ante el arte, el ruedo estuvo repleto, se fue a apretar la arena, que es la que construye plazas, donde se torea con la voz al avistado que sabe que ninguna noche de la semana será igual a la anterior.

Los numerosos asistentes prolongaban el encuentro, en los corredores se tiraban fotos, a la calle se llevaban manuscritos.  El suceso « popular » (aunque deteste esta palabra y la emplee como la enorme acogida « elitista » que tiene lo bueno dentro del arte), es la prueba de la necesidad e importancia de este evento alternativo.

No son jornadas caprichosas impuestas en medio de una Feria, invitaciones posadas para el entretenimiento de Miami, es la cita de los poetas de la localidad, de los artistas de todas las manifestaciones y de los lectores que no se dejan engañar por fantasiosos toques de tambor, escuchadores que descubren en esa « intimidad compartida », los últimos textos que, quizás, pasen a la posteridad, en la respiración del poeta vivo.

Dice su creador , Manny Lopez, en el Herald, « es simplemente una opción más durante la Feria del Libro, como lo hacen, por ejemplo, las diferentes Ferias de Arte que han surgido durante Art Basel. Es alternativa porque no forma parte de la misma. »

Lo que me extraña, a esta altura , dada la frecuencia (tercera vez) y su éxito, es que no sea mencionada por el « periódico- programa » de la Feria.  Decisión que alienta a continuar en el buen hacer; no hay pedido, pero si sabiduría de montaña: los alisios tallan la roca, hasta el simple airecillo horada las cimas del planeta. ¿Por qué no reconocer, sumar, ofrecer sin pretensiones? O como diría mi abuela, a tanto purificar el panal « oficial », se les está  deshilachando el paño, porque cada hilo, cada autor, cada libro presentado en esas noches merece respeto, las Letras merecen espacio, aunque no creo que sea el factor principal entre comerciantes.

Las crónicas de Karin Aldrey, bajo el seudo de La peregrina, comentaron lo sucedido. La primera noche fue para recordar a los poetas fallecidos entre el 2011 y este año que transcurre:  David Lago González,  Elena Tamargo,  Heriberto Hernández Medina, Julio San Francisco, Félix Hangelini, Lorenzo García Vega, y Antonio Conte . Se necesita mucha entereza para mencionar a amigos muertos, el reto estuvo a cargo de los poetas y escritores -Karin Aldrey, George Riverón, María Cristina Fernández, Jesús T. Díaz, Lisette Bustamante, Iván Cañas y Carlos Díaz Barrios, con la moderación de Juan Carlos Valls. Las evocaciones pueden leerse en Project ZU.

El martes 13 me tocó presentar mis poemarios La costurera de Malasaña, Cuaderno de la herborista , L’aiguille dans la pomme y la novela La pasión de la reina era más grande que el cuadro, sacadas bajo Editions Hoy no he visto el paraíso (Agradecida que esta pequeña casa editora toque a tantos) . Suerte que he tenido, lo hizo Joaquín Badajoz una de los voces más extraordinarias , sabias y sensibles de la poética. Pueden leer sus palabras en El exégeta, por su cortesía y la de Ena Colombié. También llevé cuadros bajo la temática de Destinación Paraíso, donde el bic resbaló sobre óleos de pequeño y mediano formato, acompañados de otros más grandes que recuerdan al infierno de donde salimos muchos. Agradezco la  acogida, muy contenta de abandonar  huéspedes en los muros de Miami, y que estos, a lo mejor, me guapeen una sala de exposición  donde las mierdillas que componen la historia de mi creación plástica puedan apreciarse sin necesidad de lupas sobra una foto.


El miércoles 14, bajo el título Cuentos cortos, leyeron sus textos Javier Iglesias, Susana Della Latta,  Lourdes Vázquez  y Grettel Singer. No pude asistir por el transporte, pero cuentan que fue divino adentrarse en los mundos de los narradores.

El jueves 15,   Yara González Montes presentó el poemario Cuerpos del delirio de Jesús J. Barquet, quien visitó  su antologia  con desenfado angelical; y llegó el turno a Maya Islas, quien tiene el don de la poética hasta en sus teorías y volteretas astrales bajo nombres cambiados para la posibilidad de ser.

La última jornada llevó al atril al excelente poeta Juan Carlos Valls, yo con este hombre hinco pie, no es que sepa leer, también dice profundo, con gracia, como si desde el fondo de una cueva su voz adquiriera el estruendo que resuena en el pecho humano y él lo puliera; es un hermoso alquimista, me sorprende. No se me escapa la seducción de su verso, la maestría en los temas, la sencillez con que pacta un poema bueno tras otro bueno. Estuvo acompañado en el final por Roberto Zurbano.

En la semana también tuvimos a Carlos Pintado, quien leía por la Feria, y el viernes , el estreno del monólogo Condenados, escrito y actuado por Giberto Subiaurt en el teatro Akuara, de una excelencia que me sacó  lágrimas, porque, como dije, las Jornadas alternativas de la literatura, concebidas por Manny Lopez en su Project Zu  son afines con el arte y las fuerzas que unen a los creadores.

Mucho ha sido para tan poco espacio, quiera el tiempo que prosigan y nos acerquen a la humanidad con la creencia de que casa paso para que se conozca al prójimo es un acto de bondad entre escritores que de alguna forma hemos padecido el desgarrón del exilio y bajo fiebres, silencios y distancias, seguimos tecleando esa cuna de identidades, libres al escribir.

Gracias inmensas. Luz sobre las jornadas alternativas de la Literatura, en Miami.

viernes 11

Alliance Francesa. 

jueves 6

 

marga 20

Anuncios