DELTEDIO y su esplendor

Revista Conexos

MARÍA CRISTINA FERNÁNDEZ

“La poesía revela este mundo; crea otro. Pan de los elegidos; alimento maldito. Aísla; une. Invitación al viaje; regreso a la tierra natal. Inspiración, respiración, ejercicio muscular. Plegaria al vacío, diálogo con la ausencia: el tedio, la angustia y la desesperación la alimentan”. Así comienza Octavio Paz su ensayo “Poesía y poema”, aunque bien se avienen estas palabras introductorias con el último poemario de Jesús Alberto Hernández Díaz, DELTEDIO. Tinito ha dejado atrás el “sanctasantórum “pero queda la puerta abierta para cuando sus deberes de hierofante doméstico lo reclamen de vuelta. Hay también tierra fértil para el poeta en esos labrantíos donde la historia y los mitos se aprestan a dialogar con su intimidad. Diríase que no acude a ellos por floreo, o por eludir la chatura cotidiana, sino porque allí encuentra fundamento, claridad y fortaleza para el vivir. Tinito ha hablado antes con sus muertos y…

Ver la entrada original 1.756 palabras más

Anuncios